miércoles, 25 de noviembre de 2015

Recuerdos de mi viaje al Manglito



Por : Mayra Arzuaga González 

Tres meses han transcurrido hasta hoy desde que el Pastor Iván nos comunicó que del seis al diez de agosto viajaríamos a la Ciudad Primada de Cuba. Estos son parte de los recuerdos que me acompañarán siempre de tan especial viaje. Después de varias horas de un trayecto que comenzó antes de que alumbrara el día, llegamos a Baracoa.

II
¡Coge tu piña cubana aquí, dulce y barata!, ¡…pero mira, yo la tengo en lascas!, ¡cucurucho de coco, agua de coco dulce y fresca, turón de almendras, guineo maduro! , gritaban desesperados los vendedores cuando entramos a Baracoa. ¡Aquello fue tremendo, comimos tantas cosas a la vez, que algunos se ingestaron!

Son las once y treinta de la mañana, emprendemos nuevamente viaje, esta vez ansiosos por llegar al destino final. El camión enfiló rumbo a un lugar totalmente desconocido para todos, pues la Ciudad Primada, al menos la habíamos visto en la tele.

¿Fina, pero a donde vamos por este monte?; gritó Masi, una de las más jóvenes del grupo, ¡ah!, es que no les expliqué que la Iglesia está situada en la Comunidad El Manglito, a l7 kilómetros del pueblo

 Fina, una hermana que lleva muchos años en la “Iglesia de Cristo” de la Calle l7 de Camilo Cienfuegos en Bayamo, nativa de Baracoa, había sido la promotora de organizar este viaje, con la finalidad de que pudiéramos disfrutar parte de la etapa vacacional en un lugar inigualable.

El Manglito es una comunidad de fuertes raíces aborígenes, al el norte bañada por las transparentes aguas azules de la Playa Arena Blanca y al sur rodeada de extensos territorios de cocoteros y grandes arbustos de Guapén, (en otras regiones se conoce como Mapén), alimentos muy codiciados por los habitantes de aquí. Las casas, muchas construidas a la orilla de la carretera con el mismo estilo; de madera, fibro o zinc, tienen fachadas con medio portal y están pintadas con colores vivarachos las que le dan un matiz especial al entorno.

¡Llegamos!, grita Dermis la hermana de Fina. La “mole” suelta el rugido final frente a una casa antecedida de una gran escalinata. Afuera, Jorge Luis, Pastor de la Iglesia local, junto a otros hermanos nos reciben, emocionados por la de alegría de vernos y a la vez asustados. Éramos muchos, en realidad no esperaban tanta gente. Nos dan la bienvenida y nos conminan a entrar y a acomodarnos como pudiéramos.

Fue tremendo el arribo, ¡ay! Dios, ¿dónde colocamos todos estos paquetes?, eran demasiados los bultos, pero como está escrito, para Él no hay nada imposible; rápidamente todas las cosas quedaron ordenadas.
¡Que tentación!, la playa enfrente. A algunos no les importó el cansancio de la larga travesía y se fueron raudos a bañarse en las saladas y cristalinas aguas. El cielo y el mar eran del mismo azul, la arena blanca y fina debajo de los cocoteros, ¡qué belleza la creación divina, es algo incomparable!
Los bañistas regresaron con mucha hambre, deseosos de quitarse el agua salada del cuerpo, pero ¡cual no sería la sorpresa! cuando el Pastor de la localidad les comunicó que en la casa no había agua, pues hacía unos tres meses no llovía y los aljibes donde se almacenaba el preciado líquido, estaban casi secos. El baño se realizaría en un lugar llamado la manguera y que estaba “ahí mismo”. Un lugareño les mostró el camino, sin embargo, el ahí mismo estaba a más de un kilómetro.

Pero el día traería más sorpresas para nosotros. La Manguera era realmente una manguera colocada a más de 20 kilómetros de distancia, entre dos lomas; una alternativa que buscaron los dirigentes del Poder Popular de la zona a las decenas de familias que viven en los alrededores- donde no hay conexiones hidráulicas-, para que pudieran acceder al agua potable en tiempos de escaza lluvia. 

Lo más impresionante de todo es que “la manguera” constituye un lugar de diversión para los jóvenes, pues a pesar de que el baño se realiza al aire libre; en ocasiones vimos reunirse a más de 20, felices y contentos esperando su turno. Pero no solamente los jóvenes llegaba allí, también concurren personas adultas, niños y ancianos. Hasta realizan el lavado de sus ropas encima de unas piedras. ¡Hay que ver con que pasividad viven!
Para nosotras las visitantes fue muy difícil realizar el baño de las partes íntimas de nuestro cuerpo al aire libre y a la vista de muchos espectadores, pero al final también tuvimos que reírnos y disimular.

En la noche, después de la comida, nos reunimos para celebrar juntos y en armonía como demanda nuestro Señor y darle gracias por el viaje y por todas las bienaventuranzas recibidas durante el día.

Al amanecer el Pastor Iván nos convoca a una excursión al río “Yurumí”. Temprano, y bajo un sol radiante, emprendimos una caminata de más de 8 kilómetros. A la mitad del camino, alquilamos un tractor, ¡gracias a Dios!, pensé yo, porque creía que no llegaba. Como sardina en lata, pero gozosos continuamos el viaje.

 Pensábamos que lo que habíamos vivido hasta ese entonces en el Manglito, había superado todas nuestras expectativas, pero aún faltaba mucho por ver. Lo que estábamos viendo era la creación perfecta de Dios, ¿pues qué hombre pudo fundir la ladera de piedras de más de cien metros, poniendo límites a las aguas cristalinas del ancho río Yurumí, que convergen con las del mar? ¿Quién puso ahí los árboles, tan altos como la ladera?, poblados de diferentes especies de pájaros con su trinar. Algo de una belleza sobrenatural tiene este lugar.
 
Los turistas nacionales y extranjeros, para llegar hasta el río tienen que ser trasladados en botes, y el espectáculo de ese ir y venir le ofrece mayor belleza al lugar. El paseo por todo el brazo del río que parece esconderse en el recodo, hasta donde no alcanza la vista, es impresionante. Verdaderamente estábamos viviendo un sueño.

Todos experimentamos algo maravilloso y sublime, tremenda sensación de paz. Aunque sobrevino la tarde, algunos, y en especial los niños, se negaban a salir de las quietas y transparentes aguas en las que se podía divisar todo cuanto había en el fondo.

 Conocimos a través del guía que nos llevó hasta el Cañón del Yurumí, pues así se llama el hermoso paraje, que en el tiempo de los indios, era tan fuerte la persecución que los españoles tenían sobre ellos, que preferían lanzarse de la cima de la ladera hacía el río, a tener que ser alcanzados por éstos, pero que emitían un grito al tirarse que decían” yu murí”, cuando en realidad, lo que querían expresar es que: “ya morí”, es por lo que río se nombra “Yurumí”.

De regreso tomamos una guagua, dichosos pues no tuvimos que ir en la de “Nando”, es decir: un rato a pie y otro caminando.
Nos esperaba la Manguera. Esta vez con la presencia de menos espectadores, nos pudimos bañar mejor.

Tras la comida ¡La noticia del día!, después de tres meses, cae un aguacero, los lugareños muy contentos nos decían, ustedes vinieron a traernos la lluvia, ¡qué bendición!
Otro día de gozo y de placer, el baño en la playa Arena Blanca, toda la orilla abarrotada de kioscos, donde se expenden diversos platos típicos de la región, como son: tamal a base de plátano y picadillo ( algo exquisito), maíz hervido, turrón de coco y de almendra, así como otros platos de la comida tradicional cubana. 

Playa Arena Blanca también estaba repleta de personas que vienen de todas partes de la ciudad a disfrutar de sus cálidas aguas. El sol intenso nos quemaba, pero queríamos aprovechar hasta el último momento, ya quedaba solo un día de estancia en el Manglito.
¡Qué emocionante el paseo en bote!, los boteros nos llevaron hasta donde el azul de las aguas es más intenso, esta vez si que no me lo perdí.

Lo que si me perdí, fue la excursión a un lugar llamado El Jobal de Mandinga, a 18 kms de la comunidad donde nos encontrábamos. Dicen que todo este trayecto se realiza a través de empinadas montañas, algo parecidas a las del Pico Turquino. Y que al llegar a la casa pastoral los esperaba un puerco en púa, acompañado de platos aborígenes como el mogo de guapén, el guanimo, es decir; tamal de plátano, atol de maíz en forma de leche y el chote para la sazón de las comidas.

 Llegó el día del regreso a Bayamo, pero esta vez no lo hicimos por la Loma de la Farola, sino por Moa, a sugerencias del Pastor de la localidad, un viaje interminable y cansón, pero que permitió que pudiéramos conocer algo de Baracoa, su malecón, la playa con sus arenas negras, el barco que lleva muchos años encallado en la costa. Así vivimos también algo de la pequeña, pero pintoresca ciudad.

Los recuerdos de todo lo vivido, durante este maravilloso viaje, son como mariposas, que aún revolotean en mi mente.


martes, 9 de septiembre de 2014

Curiosa predicción


No imagino como sucederá en otras latitudes pero al menos en Cuba, en cuanto la pancita comienza a vislumbrarse, arranca un aguacero de predicciones.

Se esta hinchando la cara, las hembras son las que ponen la cara asi, te dice una vecina y en la siguiente esquina, un borracho: perdone que yo no la conozco señora (con tal borrachera dudo que se conozca a sí mismo), pero usted trae varon, esa nariz es de varón.

Claro, nada como que alguien, en medio de la calle, te interpele: mijita ¿hasta dónde llega la línea que tienes en medio de la barriga?. Entonces una se imagina el principio y fin de la linea que claramente te divide la panza en dos y sin muchas opciones ante el entusiasmo de tu interlocutor solo te queda preguntarle:  ¿Hasta dónde, hacia arriba o hacia abajo? La persona rie a carcajadas, y una aprovecha el momento de risa para huir del embarazoso momento.

Las predicciones pueden ser tan intensas y frecuentes que comienzas a dudar de los ultrasonidos y de los años y años de experiencia de tu doctor. El terror dura poco, luego aprendes a poner una cara neutral, ni de hembra, ni de varón. Tras la tercera o cuarta experiencia, NUNCA MÁS, te atreves a contradecir a los prediccionistas. Sonríes, no le mencionas los resultados del ultrasonido, le das las gracias y sigues tu camino. Si insisten mucho o estás esperando su misma ruta, le dices que has comprado todo amarillito y verdecito “por si acaso”.

Claro, toda la experiencia acumulada en pocos meses se desvanece cuando un amigo, por suerte poco atento a la importancia de los colores de la canastilla, te dice, determinado y feliz: va a ser intelectual.

Inmediatamente se te pone cara de idiota, no sabes qué decir, nada de lo que habías ensayado antes encaja. Él se va, tú le dices adiós y te quedas entre feliz y preocupada de que tu hija realmente vaya a dedicarse al raro y doloroso oficio de pensar.